domingo, 29 de abril de 2012

SOBRE REINAS Y REINONAS DE LA ESCENA

Una de las cosas más enervantes y desquiciantes que me he encontrado en ensayos ,certámenes teatrales y demás son esos actores y actrices que van por la vida de reinas y/o reinonas. Todos sabemos que el éxito puede hinchar el ego peligrosamente, pero los hay que ya lo traen hinchado de casa, hayan tenido sus éxitos o no...
Ya sea en una compañí­a de teatro, en un grupo aficionado o en un monólogo, el teatro lo forman muchas personas, delante y detrás de bambalinas; aquí­ todos cuentan y el trabajo de todos y cada uno de los miembros del equipo tiene el mismo valor. Por tanto, llegar tarde a los ensayos, venir sin el texto aprendido, hacer esperar a los demás, criticar a unos y otros, cuestionar el guión o a los guionistas, negarse a meterse en éste o aquel camerino por no estar a tu gusto, reirse histéricamente por tener que dar un beso al actor principal, rechazar una escena por no parecerte adecuada a tu personaje y remilgos similares no harán que te valoren como una diva o divo sino que te aborrezcan y trabajen contigo muy incómodos y, al final, el trabajo de TODO el equipo se resentirá, con lo que también saldrás perdiendo tú.
En un rodaje o en un set televisivo cualquier comentario negativo sobre un compañero o una compañera acabará sabiéndolo todo el equipo y te perjudicará.
Mi consejo, por tanto, para quienes empiezan (aunque también para todos los demás) es que trabajéis duro, seáis puntuales, respetéis a todos los compañeros y, si tenéis un problema con alguien del equipo, dejad que se enfríe el primer impulso y quedad con él/ella en privado para hablarlo y resolverlo.

Trabajad desde la humildad porque el más grande talento henchido de sí­ mismo puede acabar en el fracaso y el olvido por culpa del divismo y al revés, una actriz o un actor con un talento limitado puede llegar muy lejos con tesón, trabajo y respeto al oficio.





La galería está llena de ambos ejemplos ¿Tú cuál prefieres?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se admiten opiniones siempre que no incluyan insultos, vejaciones, datos privados como teléfonos, etc, comentarios no relacionados con la entrada o publicidad. Me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios inapropiados para este blog.