domingo, 1 de mayo de 2016




¿QUE NO PUEDO? ¡MIRA CÓMO LO HAGO!


Nadie nos había preparado para esta crisis generalizada. Y digo generalizada porque parece ser transversal, es decir, que ataca a todos los ámbitos de la vida de las personas: económico (por supuesto), social, laboral, familiar, moral y/o ético, íntimo e incluso personal. Una crisis que llegó como un mal viento arrasándolo todo y poniendo patas arriba el mundo de muchas personas, en algunos casos de manera dramática.

Como una es militante del optimismo -aunque con mis buenas dosis de realismo, no os lo niego, e incluso mis ratos de absoluto pesimismo- me aplico el cuento y trato de levantarme y salir adelante. A veces son sólo pequeños pasos: salir a tomar el sol cuando se puede (revitaliza y aclara las ideas), un rato de café y conversación con amigos, un buen libro a estrenar, un poco de música, un paseo familiar. Qué os voy a contar, cada una sabe bien cuáles son esos "sitios de mi recreo" ¿verdad?

Pero los más grandes cambios suceden a veces por carambola, por "causalidades" de la vida o porque ahí estabas tú, dispuesta y abierta a que la vida te sorprenda.

En estos últimos años, he estado reinventándome cada mañana, tirando de mí misma para arrancarme de la autocomplacencia, a veces pensando hasta la extenuación en nuevas maneras de enfocar mi vida. Y de repente, un buen día: ¡pam! Ahí lo tienes; alguien te propone algo que nunca habías hecho y para lo que no estás muy segura de estar capacitada... Pero cuando acepto un reto, hago mil piruetas para llegar a dar lo mejor de mi, me preparo a fondo, me documento, me reciclo y ¡ahí estoy! Explorando nuevas facetas de mí misma que no sabía que estaban, pero que están, y lo mejor de todo: funcionan bien.

Tal vez es que soy como el abejorro: nadie me había dicho que científicamente, técnicamente o intelectualmente no era posible que yo lo hiciera. Así es que lo hago. Por qué, porque creo que puedo. Creo en mí. No hay mejor motor que ése ¿no os parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se admiten opiniones siempre que no incluyan insultos, vejaciones, datos privados como teléfonos, etc, comentarios no relacionados con la entrada o publicidad. Me reservo el derecho de eliminar aquellos comentarios inapropiados para este blog.